al mejor precio . Lanzarote Car Hire
Llamar ahora: 928 510 656

Un paseo por las playas de Lanzarote

Un paseo por las playas de Lanzarote

Un viaje a Lanzarote siempre es una experiencia única. Sus paisajes, sus playas, su gastronomía, su gente tienen algo que hacen de esta isla un lugar al que siempre apetece volver.

Lanzarote las playasTras el corto viaje de avión desde Madrid-Barajas, aterricé en el aeropuerto de Lanzarote. Desde que pones un pie en tierra firme, ya puedes observar su exquisita arquitectura realizada, en su mayoría, con piedra volcánica que le da un toque armonioso de  Parque Nacional de Timanfaya. Cogí las maletas y me dispuse a alquilar un coche en Lanzarote para poder moverme con mayor comodidad por la isla y estar más independiente.

Me apetecía desconectar un poco y sin más preámbulos decidí poner rumbo hacia el norte donde existen varias playas que, personalmente, son de las mejores que he estado en mi vida. Tras un buen rato conduciendo por fin llegué. Estaba en el Caletón Blanco, norte de Lanzarote. Su arena blanca no tiene nada que envidiar a la del Caribe, un agua de temperatura ideal, pese a ser el océano Atlántico.

Se acercaba la hora del almuerzo y me acerqué a un pueblo cercano llamado Órzola, un pueblo de pescadores muy acogedor. Sus casas de color blanco con ventanas y puertas de color azul hacen de él, un auténtico refugio para turistas, muchos de ellos afincados allí tras descubrir aquel maravilloso lugar.

Por la tarde puse rumbo hacia el sur, esta vez hacia El Golfo. Una playa con una arena muy peculiar, ya que es de piedra volcánica y por tanto de color negro. Tiene un fabuloso paisaje, creado a lo largo del tiempo por el viento que azota la isla de Lanzarote la mayoría del año y que ha provocado su erosión. Es un lugar idóneo para poder reflexionar, ese paisaje da mucho que pensar.

A última hora de la tarde, pensé en acudir al pueblo que se encuentra más al sur de la isla de Lanzarote, Playa Blanca, concretamente a Playa Dorada. Una estupenda playa donde me di el último baño del día, tomé un pequeño refresco y contemplé, muy admirada la puesta de sol tan maravillosa. Quedé muy sorprendida de aquel espectáculo que la naturaleza nos ofrecía, es de esas cosas que no tienen precio. Es tipo de cosas son las que al menos una vez en la vida hay que ver.

Os recomiendo, sin lugar a dudas, visitar esta hermosa isla de Lanzarote y sus playas. No os arrepentiréis. Gracias a todos

Por:  Mar Sosa Mariscal

Escribir un comentario

Debe ingresar para publicar un comentario.